Diversidad.

      No Comments on Diversidad.

Diversidad. ¿Para qué?

 

Yo no creo que son 11.3 millones de indocumentados los que viven aquí en Estados Unidos. No sé y nadie sabe cuántos son. Pero son millones y la cifra aumenta cada día. Y si no se cierra la frontera al ingreso ilegal y no se adopta una moratoria en la emisión de visas el problema no tiene solución.

Y si se les ofrece ciertos beneficios y ventajas y se implementa una “amnistía” entonces será un incentivo para que vengan más.

Entre el 80 y el 90 por ciento de estos inmigrantes vienen de países tercermundistas. En promedio, esta gente tiene un nivel muy bajo de escolaridad, un índice mayor de uso de drogas y alcohol, tienen más hijos ilegítimos, un mayor índice de violencia doméstica y abuso infantil, son menos saludables.

Los hijos de inmigrantes tienen un mayor índice de deserción escolar y una mayor tendencia a ingresar en pandillas. Y un índice mayor de inmigrantes termina dependiendo de programas sociales del gobierno.

Esto no es racismo ni xenofobia. Estos son hechos. Esto es la innegable realidad. Por lo tanto, ¿qué pueden contribuir estos inmigrantes a nuestra infraestructura, a nuestra sociedad?

Nadie niega que pueden proveer mano de obra barata a empresas y ricos que se benefician de ellos. Pero es la clase media la que carga con el costo.

Los inmigrantes de países tercermundistas dependen de sus gobiernos para todo. Alimentación, vivienda, atención médica y educación. Están habituados a ese sistema. El gobierno paternalista y controlador. No es culpa de ellos; es culpa del sistema. No conocen otro. Es total dependencia en el gobierno.

Yo insisto en que la diversidad racial étnica y religiosa no nos fortalece. Al contrario nos debilita. Nos lleva precisamente al tercermundismo del que vienen todos esos inmigrantes.

La historia nos ha enseñado mucho sobre la diversidad. Yugoeslavia era el país más próspero, quizás el único, de las naciones dentro del bloque soviético. Una vez que colapsa la Unión Soviética, Yugoeslavia se desintegra y se convierte en la región más diversa de Europa, los Balcanes. Y los serbios y croatas y albanos comienzan a matarse entre si para “purificar” la región. Y los macedonios y los eslovenos y los turcos y los ortodoxos y los islámicos aún se están matando entre sí.

Y también fue la diversidad que destruyó la Unión Soviética y la dividió en unas 20 naciones y sub naciones que también se están tratando de aniquilar y tienen a Rusia y a Putin tratando de crear un nuevo imperio. Y aun no encuentran paz y tranquilidad.

Y si la diversidad fuera algo positivo, ¿por qué es que China está obligando al desplazamiento de chinos musulmanes y tibetanos a regiones remotas de su vasto territorio? ¿Y por qué esta el Medio Oriente al borde de un colapso colectivo? ¿Y por qué combaten los chiitas y los sunitas y los kurdos?

Este odio racial, étnico y religioso conduce a la gente al terrorismo y a la irracionalidad. No es sano. La diversidad genera odio y resentimiento. Yo insisto en que esta diversidad religiosa, racial y étnica no nos fortalece. Al contrario, nos debilita. Nos lleva al tercermundismo del que vienen todos esos inmigrantes. Ya tenemos una abundancia de problemas y conflictos nuestros. ¿Para qué importar otros de cosecha extranjera y extraña?

Europa ha permitido el ingreso de millones de musulmanes asiáticos y africanos durante muchos años. ¿Han contribuido algo positivo? ¿Esta Europa hoy mejor que antes?

Repito, la historia nos enseña mucho. ¿Por qué hemos de querer ser diversos?

Leave a Reply